Buscando pasiones.

“El tipo puede cambiar de todo. De cara,

de casa, de familia, de novia, de religión, de dios.

Pero hay una cosa que no puede cambiar Benjamín.

No puede cambiar de pasión.”

                                                                                                                                                                       El secreto de sus ojos               

De la conferencia que nos otorgó Javier Aznar, también conocido como “el guardián entre el centeno”, ésta fue la frase que más me marcó y que da lugar a este post. Para explicarlo con más sentido, les pondré en situación.

Con el fin de aprender más sobre el tema de los blogs, Blog-Arq acudió a la charla de Javier para escuchar acerca de su blog, que está resultando tan popular en la universidad y en toda España. En una hora de conferencia, nos habló sobre su vida como escritor, sus influencias, su dedicación a otro oficio además de escribir, y el por qué del seudónimo que utiliza, este personaje creado por Salinger que tanto le caló.

Pero fue cuando estaba explicando la razón por la que escribía el blog cuando citó esta frase de tan conocida película.

Para Javier, escribir es su pasión. Exactamente contar historias. Historias sobre sus vivencias, experiencia y sobre recomendaciones musicales o de libros. Nos cuenta que es necesario trabajar en lo que te gusta para dar lo mejor de ti mismo, e incluso nos desafió a dejar nuestras carreras si no estábamos contentos o buscábamos otra cosa.

Y es que este “chico” tiene la gran suerte de tener decidido lo que quiere hacer con su vida, pero no creo que los jóvenes en estos tiempos tengan tan claras sus pasiones.

Estuve pensando durante el resto de la conferencia cuál sería mi pasión. ¿La arquitectura?, ¿el diseño?, ¿el cine?,…

Llegué a la conclusión de que quizás, para encontrar una pasión, tenga que indagar entre términos más amplios. Quizás la propia creatividad sea una pasión para el arquitecto que no quiere especializarse en algo en concreto, o que piense también en realizar alguna labor que no esté relacionada con la arquitectura, pero que mantenga esa pasión que, según Javier, tenemos todos.

En todo caso, espero que el guardián estuviese en lo cierto, y a medida que pasé el tiempo pueda encontrar esa pasión que dirija mi vida. Hasta entonces, me dedicaré a buscar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s