Lecciones de Arquitectura

El arquitecto Javier Carvajal Ferrer, nacido en Barcelona en 1926, ha sido galardonado con la Medalla de Oro de la Arquitectura 2012 concedido por el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE).

Este premio es el máximo galardón que concede el CSCAE para reconocer a aquellas personas e instituciones que hayan destacado especialmente en el ejercicio de la profesión, y en cuestiones como la promoción y divulgación de la arquitectura, el logro del bienestar socio-económico a través de la arquitectura, y la defensa y mejora de la imagen del arquitecto.

El arquitecto catalán ha estado muy vinculado a Navarra por su labor docente. Ha sido Catedrático de Proyectos y profesor extraordinario de Historia de la Arquitectura de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA) de la Universidad de Navarra, donde ejerció de docente para un buen número de arquitectos.  Esta vinculación incluye también una de sus últimas obras, la Biblioteca de Ciencias Sociales de la Universidad de Navarra.

Nosotros no hemos tenido la suerte de conocerle en la Universidad, pero cada una de las personas que ha tenido ese privilegio, dicen de él que además de un gran maestro de la arquitectura, es una persona admirable; un arquitecto auténtico que puede pasar desapercibido, y quizás por eso su obra no ha hecho tanto ruido, pero que sin embargo es arquitectura de la buena; una persona que disfrutaba con su labor docente y de la que ha nutrido a tantos arquitectos de ahora.

“…La arquitectura, noble quehacer que tanto tiene de arte como de técnica, y mucho más de Humanismo que de las técnicas y del Arte de que se vale para alcanzar sus objetivos, está atravesando una larga y profunda crisis.

Crisis oculta, mucho más trascendente que la crisis manifiesta que azota la actividad de los arquitectos, con su secuela de frustraciones y protestas, y que tal vez sea la única que trasciende a la conciencia social; la única también que preocupe, quizás, a los organismos institucionales de la enseñanza.

Crisis oculta que se traduce en contradicción, inseguridad y estupor ante lo que hay que hacer y cómo debe de ser hecho, lo cual ciertamente incide, básica y lógicamente, en la crisis profesional a la que antes aludía, pero desde un plano muy distinto a las dificultades económicas coyunturales, a la crítica de la imagen tradicional del Arquitecto que ha llegado a nuestros días…

Crisis oculta que no se explica ni por el fracaso práctico de las brillantes tesis sustentadas con apasionamiento en las primeras décadas de este siglo (XX); ni por el cansancio de las formas y repertorios sustitutivos que los acompañaron y que ahora vemos resurgir con distinta significación; ni tampoco, como algunos sustentan, por el vacío dejado por la generación de los grandes Maestros que alumbraron con sus nombres la primera mitad, al menos, de nuestra centuria.

Es indudable que todos estos factores inciden de una manera u otra y en mayor o menor grado en la crisis que nos ocupa, pero también es indudable que no son éstas sus raíces, sino sus consecuencias.

Y si alguna Universidad puede afrontar sin temor la ardua y pacífica batalla a que nos obliga la Crisis de pensamiento de Occidente, ésta es la Universidad que, con espíritu cristiano, asuma en plenitud, y con firmeza nacida de la Fe, el reto del tiempo nuevo; sin temor a la pregunta, sin miedo ante la respuesta. El empeño es difícil, pero entiendo que será hermoso”

Lección inaugural de Apertura del curso académico

Universidad de Navarra (Ocubre 1980)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s