¿Estadios de fútbol u obras de arte?

Me parece adecuado después de la  gran cita que vivimos ayer, la final dela Eurocopa,  dedicarle un post al fútbol, pero sin dejar de lado la arquitectura. Lo cierto es que he aprovechado para leer varias páginas y artículos que relacionaban el fútbol y la arquitectura, el que más me sorprendió sin lugar a dudas, es uno que no se cortaba al decir que la revolución en el fútbol tuvo su origen en la arquitectura. Establecía una comparación bastante interesante entre la arquitectura total que se dio en Holanda con los arquitectos de la escuela de Ámsterdam y el fútbol total que se dio en los años 70 con la llamada “naranja mecánica”. Pero a mí este post me gustaría dedicarlo no tanto a una relación filosófica entre ambos sino a la relación más evidente, la arquitectura del fútbol, los estadios.

El fútbol, tal y como lo conocemos hoy, nace en Inglaterra a mediados del siglo XIX, fue un deporte secundario durante una gran época, hasta los años 50 donde empezó a ser el deporte rey.  Si bien es cierto que para jugar solo es necesario un espacio rectangular con una portería a cada lado, desde los inicios se comenzaron a preocupar por el terreno de juego, hasta el punto que en 1855 se construye uno de los primeros estadios, el Bramall Lane, que hoy sigue siendo utilizado por el Sheffield United. La arquitectura de los estadios de fútbol ha cambiado desde el siglo XIX hasta la actualidad, donde ahora se atiende más a la seguridad, al confort y a la separación del campo y de los espectadores, así como a la calidad estética de la fachada y del interior.

Hoy en día hay estadios que son considerados verdaderas obras maestras de la arquitectura. Un ejemplo es el Wembley Stadium, Un estadio construido en el año 2007 con capacidad para 90.000 espectadores. La autoría del proyecto es de Norman Foster, consiste en la integración del estadio en el mismo emplazamiento del Antiguo Wembley Stadium, potenciando los espacios libres como aparcamientos intentando causar el menor impacto urbanístico posible.

Otro ejemplo es el Allianz Arena ubicado en Munich. El estadio diseñado por los suizos Herzog & de Meuron  se finaliza en el año 2005. Lo más característico de este estadio, además de su forma exterior que recuerda a un bote inflable, es la composición de la piel. Está formada por unos paneles romboidales metálicos que poseen la característica de que se pueden iluminar de manera independiente y en varios colores, rojo, blanco y azul, de manera que se puede iluminar de distinta manera según que equipos vayan a jugar en él.

Una estadio mucho menos estrambótico pero que a pesar de ser anterior me parece muy atractivo es el Ámsterdam Arena. Como de su nombre se deriva esta en Ámsterdam, y es el campo en el que juega el Ajax. El estadio finalizado en el año 1996 es obra de los arquitectos Rob Schuurman y Sjoerd Soeters. Este estadio se caracteriza por ser el primer estadio en Europa con techo retráctil, puede pasar a estar cubierto en 18 minutos algo sorprendente cuando cada una de las 2 cubiertas pesan alrededor de 400 toneladas.

Los estadios actualmente tienen una función social y económica, normalmente se estudia con detenimiento su emplazamiento intentando instalarlos en zonas periféricas impulsando la urbanización en estas Zonas. Sin embargo se están convirtiendo en un reclamo de turistas, el denominado “turismo deportivo”, que contribuye a la economía de la ciudad. Un dato que me ha sorprendido y que da fe de este turismo es que el Camp Nou es actualmente el tercer edificio más visitado de España en 2011.

Una de las apuestas más arriesgada en la construcción de estadios es la proyectada por los arquitectos alemanes AS&P para la candidatura de Qatar para albergar el mundial 2022. Se ha proyectado la construcción de 9 nuevos estadios y la remodelación de 3 ya existentes. El principal problema para la candidatura de Qatar lo constituye su clima, dada la localización del país y  la época en la que se juega el mundial, mes de junio aproximadamente. En estos meses se alcanzan altas temperaturas de más de 40º, lo que hace casi impensable la posibilidad de disputar partidos de 90 minutos. Para ellos se proyectan estadios abiertos, con aire acondicionado tanto en el campo como en las gradas que funcionaría con energía solar.

Parece claro que un estadio es algo más que un hito deportivo, pues puede constituir un motor económico, mediante el turismo que atrae, al igual que puede contribuir al urbanismo, potenciando tanto espacios libres como el desarrollo de las periferias. Os dejo un link a un ranking bastante interesante de los mejores estadios construidos: http://listas.20minutos.es/lista/los-mejores-estadios-de-futbol-del-mundo-134710/

Puedes seguirme en twitter @VictorSolanas @blog_arq

Anuncios

3 Respuestas a “¿Estadios de fútbol u obras de arte?

  1. Me ha parecido raro que no este san mames o el nuevo san mames de azcarate…pero interesante posteo. Campeoness!!!!

    • La verdad es que me he quedado con las ganas de poner unos cuantos, pero no quería excederme en la longitud del post, pero agradezco que me nombréis nuevos estadios para poder echarles un vistazo. Un saludo

  2. Pingback: La casa por el tejado » Blog Archive » ¿Estadios de fútbol u obras de arte?·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s