Arquitectura de la luz

Hace unos días, en un rato muerto, me puse a buscar fotografías de una de las bodegas que más me gusta, Las bodegas Bell Lloc, del estudio RCR. Para quien desconozca este edificio, se trata de un edificio semienterrado, en el que destacan las entradas y el techo en acero corten. Precisamente una de las imágenes más potentes, más sugestivas es la de esas entradas, con una distinción entre la luz y la sombra muy potente. Fue en ese momento donde comencé a pensar en la inmensa importancia de la luz en ese espacio y como las variaciones de la luz hacen de un mismo espacio uno distinto.

 

“La luz es un material más en la construcción” es algo que todos oímos los primeros días de la carrera, o en nuestros primeros contactos con la arquitectura. La verdad, si he de ser sincero, la primera vez que lo oí no lo entendí, ¿cómo algo inmaterial, una radiación que se propaga en forma de ondas puede ser un material constructivo? ¡Pues realmente lo es! La luz natural ha sido explotada, a lo largo de la historia, para definir lugares. Sus cualidades pueden ser alteradas por el diseño, variando la forma en la que penetra la luz en el espacio y en este aspecto constituye un material.

La luz ha tenido una gran importancia a lo largo de toda la historia, pues ya los egipcios estudiaban la orientación de las pirámides para su iluminación, de la misma manera lo hacían griegos y romanos. La luz constituía un bien funcional. Sin embargo los arquitectos y diseñadores del siglo XX han utilizado la luz de una manera más estética.

“La arquitectura es un juego magistral, perfecto y admirable de masas que se reúnen bajo la luz. Nuestros ojos están hechos para ver las formas en la luz y la luz y las sombra revelan las formas…”

                                                                                                                                                Le Corbusier

Con esta frase queda patente la importancia que tiene la luz en la arquitectura. El propio Le Corbusier es el autor de uno de los edificios más sugerentes en cuanto a tratamiento de la luz se refiere en la modernidad. Este no puede ser otro que La Capillade Notre Dame du Aut. En Ronchamp, más conocido como Ronchamp. Se presenta como un edificio simple, con paredes curvadas, especialmente la pared del sur. Las pequeñas ventanas, que parecen irregulares están perforadas en las gruesas paredes y dan una luz débil pero emocionante dentro del edificio, realzado a su vez por la luz indirecta adicional que proviene de debajo de las tres torres. Es un juego de luces magistral sobre las paredes blancas.

 

Otro de los grandes maestros del tratamiento de la luz, en este caso tiro para casa, es Miguel Fisac. De toda su obra, en cuanto iluminación, destaco sus iglesias, muy sugerentes la mayoría de ellas pero os quiero dejar aquí dos imágenes a modo de estímulo, aunque solo hablare un poco dela Iglesiade los Padres Dominicos por tener esta algo de lo que no he hablado todavía. Hemos visto como se puede jugar con la luz estudiando exhaustivamente los huecos, pero en este caso Fisac modifica la luz, no solo con la forma del edificio, sino que además proyecta una gran vidriera que le da al interior un juego cromático impresionante.

 

Ya por último, para terminar este pequeño homenaje a la luz, no me puedo quedar sin hablar de Tadao Ando. Su arquitectura se basa en la construcción de formas geométricas sencillas, que con el buen uso de la luz y los adecuados materiales crea espacios especiales, mostrando la máxima simplicidad posible y a la vez toda la complejidad que el arquitecto le ha dado. El edificio que me gustaría destacar de Ando esla Iglesiadela Luz, la iglesia se presenta como un gran espacio vacío, sin ornamentación, la luz es lo único que entra en ella pero no parece necesitar nada más.

 

Con este post he intentado mostrar la capacidad de la luz para crear espacios tal y como yo la concibo, haciendo mi pequeño homenaje a ese material inmaterial.

Puedes seguirme twitter @VictorSolanas @blog_arq

Anuncios

2 Respuestas a “Arquitectura de la luz

  1. Me gustan muchísimo los ejemplos Victor, así que me gustaría completarlo con otro: los lucernarios de la mañana y la tarde de Tuñon y Mansilla en el MUSAC, muy recomendables!

  2. Pingback: Looking for more light – nestorportfolioucd·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s