Arquitectura de buena cepa; La arquitectura del vino

Hoy me parece interesante hablar de la arquitectura como marca, como imagen de la entidad a la que representa. La finalidad de establecer un edificio como marca es similar a lo que ha pasado en los últimos años en algunas ciudades, que han llevado acabo edificios mediante los que han intentado situarse en el mapa, aunque tener un Calatrava o un Einsenmann no te garantiza el éxito, como ya comento Xabi García en un post anterior, https://blogarq.wordpress.com/2012/03/29/la-decadencia-del-star-system/. Sin embargo, como ya hiciera Prada con sus proyectos encargados a Koolhass  o Cartier con Nouvell, las antiguas bodegas rudimentarias han decidido en los últimos años establecer una   arquitectura encaminada a construir símbolos que sean piezas de culto y admiración.  Así arquitectura y vino van unidos de la mano en los últimos años de modo que siluetas del siglo XXI se entremezclan con los viñedos dibujando un paisaje más propio de un museo al aire libre.

Se dan una gran cantidad de estilos arquitectónicos con diseño de algunos de  los más ilustres arquitectos  que convierten a las bodegas en verdaderos hitos de la vanguardia, considerados casi como catedrales del vino. El propósito de estas edificaciones es conseguir hacer de la bodega un centro neurálgico en el que, además de albergar todos los procesos típicos de las actividades vitivinícolas,  se desarrollan una gran cantidad de actividades destinadas a la promoción y difusión de los productos que allí se elaboran así como de la cultura del vino en general.

Aunque todos podamos pensar que las obras de Calatrava o Gerhy fueron las pioneras esto no es así pues la primera construcción en ser llevada a cabo con un proyecto integrando el viñedo con la arquitectura fue Bodegas Campillo, situadas en Laguardia. El edificio en el exterior es  tradicional, casi con vestigios de los palacios franceses gracias a lo que consigue mimetizar perfectamente con los viñedos y el paisaje que le rodea. Aunque si bien por lo que cabe destacar este proyecto es por su interior, una bellísima sala de barricas de roble cuyo principal propósito parece el de deleitar a todo aquel que la contempla.

Siguiendo en Laguardia, en la Rioja Alavesa, no me puedo quedar sin mentar a la que posiblemente sea una de las construcciones con más repercusión social, aunque no se trata de una bodega sino de un hotel. Este no podía ser otro que el Hotel Marques de Riscal, llevado a cabo por Frank Gerhy. Cuentan que a Gerhy le costo decidirse a hacer este edificio y la forma de la que lo convencieron fue descorchando una botella de 1929, su año de nacimiento. Este probablemente sea uno de los edificios más discutidos, pues al parecer a mucha gente le desagrada, pero lo cierto es que las visitas al pueblo desde la construcción de este hito se han multiplicado. El edificio se ha llevado a cabo realizando un juego entre una serie de elementos rectilíneos en piedra arenisca combinados con paneles de titanio de color oro y rosado, que según cuentan, con la luz del atardecer lucen resplandecientes entre los viñedos.

Otro edificio que no se puede quedar sin mencionar es el llevado a cabo por el discutido arquitecto español Santiago Calatrava para bodegas Ysios. Aunque parece que se puede distinguir el sello del arquitecto el edificio encaja perfectamente con el paisaje de la zona circuncidante, apreciando esto parece que este juego de ondulaciones en la cubierta no es una pieza autónoma con un carácter escultórico inspirada en las Escuelas de la Sagrada Familia de Gaudi como cabría pensar, sino que cumple perfectamente su cometido tanto fuera como dentro del recinto, donde la bodega dista mucho de una tradicional, oscura, con telarañas…, en esta se produce un atractivo juego entre las líneas rectas de la nave con las onduladas del techo.

Otro arquitecto, o en este caso arquitecta, con gran repercusión social que ha llevado a cabo una obra en este ámbito es Zaha Hadid. Esta realizó un proyecto para Viña Tondonia. Según cuenta la propia Zaha el encargo le llego por mail, y le intrigo que una bodega con una dilatada experiencia, donde todas sus construcciones tenían más de un siglo, con muros tipo romanos y que llevan acabo la producción de sus vinos de la forma más tradicional posible, se interesara por tener una de sus obras. El discurso con el que realizó el edificio fue el de enfrentar lo nuevo y lo antiguo. En medio de una bodega antigua, oscura, con telarañas,… se asienta un Hadid con un exterior dorado y un interior que parece sacado de la naranja mecánica.

Quizás sea más desconocido Iñaki Aspiazu, pero su proyecto para bodegas Baigorri merece estar en esta lista. Cuenta Jesús Baigorri que el al arquitecto le pidió un proyecto con gravedad, que dialogara claramente con el proceso de la uva en el que cae varias veces. Aspiazu consigue gracias a la arquitectura empleada que todo el proceso que se ha de llevar a cabo se realice sin la necesidad de la intervención de ninguna bomba. El proyecto esta totalmente enterrado quedando solo al aire una caja de cristal rodeada por un pequeño foso con agua.

Otro proyecto muy interesante, quizás de los más interesantes, es el llevado a cabo por Ignacio Quemada, un arquitecto local,  para Juan Alcorta. El proyecto puede destacar por el enorme entramado de pasillos que se da en el edificio, así como por poseer en un mismo lugar el mayor  número de barricas de roble, sin embargo, por lo que realmente destaca es porque es un edificio pensado por y para el visitante, aunque sin dejar de lado la comodidad del trabajo llevado acabo en él. Cómo si de una película de cine se tratara aparecen escenas gracias a los pasillos, pasarelas y sobretodo al juego que se produce, a pesar de estar enterrado, entre las imágenes en el interior y el exterior.

Ya para no extenderme más aunque el tema lo permitiría solo os voy a citar algunas de las bodegas interesantes que se me han quedado en el tintero y que os invito a conocer como: La Bodega Viña Real de Philip Mazieres, la Bodega Faustino II por Foster + Partners, La bodega Institucional la Granjera de Virai Arquitectos, Bodegas Prostos de Richard Rogers, Las bodegas Bell lloc de RCR, la Bodega Irius… entre otras que os invito a descubrir.

Con este post no he pretendo entrar a analizar los edificios, pues eso lo dejo en las manos de cada uno, mi propósito es despertar la curiosidad e invitaros a conocer más sobre ellos, así como animar a todo aquel que pueda a darse una vuelta por los viñedos españoles para deleitarse con la simbiosis que se da entre vino y arquitectura.

Anuncios

5 Respuestas a “Arquitectura de buena cepa; La arquitectura del vino

  1. Reblogged this on Wine Taste Lovers Blog and commented:
    Un gran post donde se ve como cada arquitecto ha interpretado su vision de la bodega y el vino. Varios de los casos expuestos se pueden contemplar en la DOCa Rioja, que en mi parecer es la zona vinícola donde más se ha desarrollado este concepto de maridaje de vino y arquitectura como activo en el enoturismo actual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s