De la utopía a la realidad

¡¡Seamos optimistas!!, tenemos la oportunidad de vivir en la mayor época de cambio de las últimas décadas. Esto afecta a todos los planos de la sociedad, la tremenda recesión mundial nos empuja a un camino que no sabemos donde nos va a llevar. Vivimos (como podemos) el presente, pero el futuro está completamente en el aire y cada uno de nosotros tenemos la capacidad de aportar nuestras ideas y esfuerzos.

Portada de la revista del grupo Archigram

 Estas ganas de aportar han estado muy presente en el pensamiento arquitectónico moderno, especialmente gracias a jóvenes mentes, que preocupados por los problemas sociales, culturales y políticos, quisieron aportar a la sociedad nuevas formas de vivir y de entender la ciudad. Todas ellas se plantearon como utópicas, pero, como decía Le Corbusier, los ciclos pasan, y lo que en su momento era tachado de futurista e irracional, hoy en día ya ha sido construido. En determinados casos con mayor éxito y aceptación que en otros.

City for the next century

Casa Malin

La base de este pensamiento moderno nació en Londres, cuando en 1961 se formó el grupo Archigram, que fomentaba el uso de las nuevas tecnologías para solucionar los problemas de habitabilidad.

We have chosen to by pass the decaying Bauhaus image which is an insult to functionalism”

Buscaban proyectos irrealizables, influenciados por tendencias neo-hippies de los 60 y por el arquitecto Buckminster Fuller.

De ellos nacieron proyectos como la Plug-in-city, una megaestructura formada por pequeñas unidades que se unían o se separaban o The Walking city, que consistía en unas estructuras robóticas que se movían por si mismas gracias a inteligencia artificial.

Era inverosímil que aquello pudiera llegar a realizarse, pero cuando nos encontramos con el Kunsthaus de la ciudad de Graz, con con el Atomium de Bruselas o el habitat 67 de Montreal, podemos apreciar la gran semejanza que existe con los diseños de estos arquitectos y con sus ideas de habitabilidad.

Un segundo personaje destacable es Yona Friedman, arquitecto húngaro nacido en 1923 y que trabajó paralelamente al grupo Archigram.

We all know how cities are, they can eventually become different”.

Su proyecto fundamental es La ciudad espacial. Son una serie de dibujos que muestran una arquitectura a gran escala, que se eleva gracias a unas grandes columnas sobre su entorno. La similitud con la Plug-in-city es clara. También realizó dibujos sobre el Pompidou de París, importante edificio moderno, basado en los conceptos estructurales de estos utópicos.

Aparecen otra serie de nombres que aportaron su grano de arena a esta tendencia, como puede ser el grupo Archizoom, que crearon la “Superarchitecture” con su proyecto No-stop-city. También es destacable el proyecto New Babylon de Constant o el grupo italiano Superstudio.

Las influencias son claras, el proyecto utópico del rascacielos de cristal que diseño Mies hoy se ve reflejado en las grandes torres asiáticas, incluso el mítico Cenotafio a Newton de Boulee ha sido rediseñado.

Como conclusión, pienso que debemos aprovechar la situación actual, que con todos los problemas que conlleva, también puede ser una época brillante para el desarrollo de la arquitectura y la ciudad. Y, como aquellos grandes arquitectos, luchemos por buscar respuesta a los problemas que se le plantean a la sociedad actual, proporcionando algo más que soluciones convencionales o de manual.

Puedes seguirme en twitter @XGarciaZ

Anuncios

Una respuesta a “De la utopía a la realidad

  1. En mi opinión ahora no es momento de pensar una revolución en la arquitectura como hizo Archigram o Friedman en los años 60, ya que probablemente hayan sido quienes empezaron a promover ese star-system que criticabas la última vez. (Lo que pasa que no tenían medios para realizar sus proyectos utópicos…) Y yo creo que al plantearnos quién revolucionó la arquitectura no diríamos ni por asomo que Archigram o Friedman, sino Mies, LeCorbu & CO. Así que el camino sería más bien fijarnos en estos y como ellos, yo creo que el planteamiento que toca hacer ahora es más de pensar: ¿Qué hemos hecho y porqué se nos ha ido de las manos? Y quizás es época de replantear y arreglar las ciudades, más que de aportar más cosas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s