Música en invierno (Parte 1)

“¡Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido!”  Escribía Fray Luis de León, y pareció que lo hizo por Justin Vernon. Este joven de Eau Claire, Wisconsin, ha sido desde niño un enamorado de la música. Empezó a componer canciones a los 12 años. “No son canciones triviales, – decía su padre – en ningún sentido”.

En esta época Justin formó parte de un amplio número de bandas diferentes: Una de ellas fue Mount Vernon, un grupo con tintes de Jazz con cerca de 10 miembros, uno de ellos era Sara EMMA Jensen, su primer amor, y musa para su primer album. Más adelante formó DeYarmond Edison con sus amigos Joe Westerlund y Brad y Phil Cook, con los que se trasladó a Raleigh buscando un público diferente, ya que en Eau Claire, (60.000 habitantes) era todo demasiado familiar.

Disolución, enfermedad y ruptura amorosa

Para Vernon 2006 fue un año nefasto. –Para la música, maravilloso- Por un lado se produjo la disolución definitiva de DeYarmond Edison tras un periodo de 4 años y cierto éxito en Eau Claire y Raleigh, NC. Las razones parecieron ser tensiones entre los integrantes y que Vernon cayó gravemente enfermo a causa de una Mononucleosis Hepática.

A esto se sumó la ruptura de Vernon y su novia de Raleigh, tras lo cual quedó profundamente afectado.

En vista de esta desoladora perspectiva decidió regresar a su Wisconsin natal, a una cabaña pequeña en medio del bosque, al norte del estado, construída por su padre. Comiendo venado, cortando leña por el día y componiendo de noche, no fue fácil hasta que comenzó a mejorar de su enfermedad, que lo tenía postrado en la cama durante gran parte del día. Allí comenzó a gestarse “For Emma, Forever Ago”. Por Bon Iver. Este nombre proviene del francés Bon Hiver -buen invierno-. La razón de quitar la H es que le recordaba a Liver –higado-, fuente de su enfermedad.

En palabras de Vernon “No fue por la magia del lugar, grabar un álbum en un paraíso invernal, tan sólo porque no tenía otro sitio adonde ir, necesitaba intentar darle un sentido a mi vida. Sabía que quería estar solo y sabía que quería estar donde hiciera frío”.

“Hay muchas personas que desearían irse a un bosque durante unos meses. Algunos encontrarán interesante el hecho de que yo lo hiciera”

sobre la grabación de su álbum.

La idea no era grabar un disco. Vernon sabía que trabajaría en algunas canciones pero nunca que terminaría grabando un álbum completo en aquel lugar. Descubrió una nueva voz.: el falsete y no dejó de usarla en todo lo que compuso. Ahora, la armonía con la naturaleza y el paisaje era total.

A su regreso seguía sintiéndose “como la mierda”, pero su nuevo álbum, con la cubierta de cartón, era redondo. Vernon asegura que tras el resultado de “For Emma…” nunca llevará a cabo una grabación con ingenieros y productores. Él mismo puede hacerlo.

La grabación tardó algo en tener repercusión pero en no mucho tiempo, los sellos discográficos se lo empezaron a rifar, finalmente firmó por Jagjaguwar, que le dio al álbum la distribución adecuada.

Las canciones del álbum son melancólicas, pero llenas de fuerza. Consiguen hacernos imaginar al abatido barbudo, tocando su guitarra al calor de la chimenea, que pisotea el suelo de madera marcando el ritmo recordando el pasado.

Con todo, en mi opinión, un disco del que poder disfrutar cada segundo.

Os dejo un vídeo de Bon Iver – paseando por las calles de Montreal, en pleno invierno. Como a ellos les gusta. Canción: For Emma

Anuncios

2 Respuestas a “Música en invierno (Parte 1)

  1. Pingback: Música en invierno (parte 2) | BlogARQ·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s